15 de noviembre de 2013

EL ARTE














“Afortunadamente, puede construirse un puente que cubra le abismo al borde del cual vive el hombre, el abismo que se abre ante él entre la religión y el conocimiento. Pero no se hará por medio de una religión contemporánea ni tampoco de un conocimiento o una ciencia derivados completamente da la tierra.

Es aquí donde entra el arte, que forma un puente sobre el abismo. Es por esto por lo que el arte debe darse cuenta de que su tarea es la de llevar la vida espiritual divina hacia lo terrenal para modelar lo último de tal modo que sus formas, colores y tonos actúen como una revelación del otro mundo.

El que el arte adopte un matiz idealista o realista carece de importancia. Lo que necesita es una relación con lo verdadero, no sólo con lo pensado como espiritual. Ningún artista podría crear en su medio si no hubiera impulsos vivos en él que brotan del mundo espiritual.

Este hecho apunta a la seriedad del arte, situada junto a la seriedad del conocimiento y de la experiencia religiosa. No puede negarse que nuestra civilización orientada hacia lo  material nos desvía, de muchas maneras, de la seriedad del arte.

Pero cualquier estudio cuidadoso de la verdadera creación artística lo revela como un esfuerzo sincero en la lucha humana por armonizar lo divino espiritual con lo físico-terrenal”.


Rudolf Steiner

De la cuarta conferencia de Las Artes y su misión
3 de Junio de 1923, pág. 44-45.






No hay comentarios:

Publicar un comentario