19 de diciembre de 2012

AFRICANOS EN BRASIL



Estima-se que aproximadamente cinco milhões de negros foram trazidos à força da África para o Brasil sob a égide de regimes escravocratas.  

Seu sangue e suas hereanças, contudo, contribuíram desicivamente para a formação da indentidade do povo brasileiro.

Estes textos com depoimentos de personalidades e historiadores, revelam a trajetória da resistência negra no país. Aborda temas como os quilombos, a capoeira e Salvador, e, ainda, levanta questões cruciais como o racismo e a presença do negro na política, na mídia e na educação.

BRASIL: país con paisajes tan diversos como su población. La sociedad brasileña es original con todas las contradicciones de una sociedad joven, nueva y mestiza. Es un aspecto fascinante de Brasil. La historia de los brasileños abarca cuatro continentes: América, Europa, África y Asia. Lo moderno y lo arcaico crean infinitas imágenes. Los indios brasileños, habitantes de las Américas desde la prehistoria, representan más de 200 naciones, siendo cada una de ellas una cultura única.

Los portugueses colonizaron el país y establecieron una sociedad compleja y al mismo tiempo conflictiva. Los esclavos africanos hasta el siglo XIX, construyeron una de las culturas más vibrantes y creativas de la diáspora africana. La dinámica de confrontación y cooperación entre esos tres fascinante pueblos da lugar al caleidoscopio cultural llamado Brasil.












Tanto portugueses como africanos llegaron al Brasil por mar a bordo de enormes carabelas pero en condiciones radicalmente distintas. Mientras los portugueses buscaban riquezas y aventura, los africanos eran tratados como mercancías en condiciones infrahumanas.


El comercio de africanos hacia las tres Américas fue de casi 12 millones de esclavos y constituyó el flujo migratorio forzado más importante de la historia. Es impresionante saber que, casi cinco millones de esclavos llegaron a Brasil y cuando hablamos de esclavos venidos de África no nos referimos a un único pueblo.

Llegaron grupos étnicos con culturas, lenguas y etnias diferentes. Dos regiones fueron responsables de casi todo el comercio de esclavos en Brasil. De la región de Benin, actual Nigeria, salieron los Yorubas y los Hausa. De los actuales Congo, Angola y Mozambique llegaron diversos pueblos de lengua bantú.

Los portugueses ofrecían mano de obra barata para la colonización de las nuevas tierras, existía por encima de todo, un interés por comercio de esclavos. Un objetivo importante de su navegación marítima era el tráfico de esclavos. El tráfico fue un negocio impuesto en Brasil.

La dispersión de millones de africanos, a través del continente americano como esclavos, fue un proceso de trasplante de población y de genocidio. Los historiadores actuales, como Paulo Vijóri y otros, aceptan una cifra estimativa de 11.600.000 africanos que vinieron a las Américas entre los siglos XVI y XIX.

Esta cifra es estimativa y no incluye ni el tráfico clandestino, ni  los muertos durante el trayecto, ni los que murieron en la resistencia en África. Esta referencia nos da la idea de que solamente en Brasil consumió cerca del 40 por ciento del total del contingente de la diáspora africana hacia las Américas.

El Brasil portugués colonial fue una sociedad esclavista y todas sus relaciones económicas pasaban por la esclavitud. No sólo en las plantaciones azucareras, si no también hacia el interior en actividades como el pastoreo, la ganadería, la producción de artículos manufacturados como el algodón o café, así como en el mundo urbano.

A comienzos del siglo XIX estos pueblos y sus descendientes eran el 75 por ciento de la población brasileña. Fueron ellos quienes construyeron la mayor parte de la riqueza de Brasil. El trabajo esclavo, que duró casi cuatrocientos años produjo el azúcar, el oro, el café y levantó las ciudades de la colonia. La mayor parte del patrimonio cultural y arquitectónico del país es resultado del esfuerzo físico y mental de los esclavos africanos.














Los africanos vinieron a las Minas Gerais en el siglo XVIII, cuando se descubrio el oro. El pueblo africano fue el primero que trabajó el hierro y el oro, por eso la mano de obra africana era muy buscada. No se puede hablar de la riqueza de ese estado brasileño sin mencionar el aporte de la población negra. 

Quizás el primer factor importante para la socialización de Brasil se realizó a través de las "madres de leche" (maes pretas), que existían en todas las familias adineradas que venían de Europa. Eran mujeres esclavas que amamantaban a los niños de los "senhores de engenho" estableciendo fuertes lazos de afecto en ambos lados.













El trabajo de los negros no siempre fue sumiso. La corona portuguesa muchas veces temió la sublevación de los esclavos. Hubo cientos de levantamientos. Un ejemplo de resistencia fueron los Quilombos, que eran micro comunidades de esclavos forajidos que ansiaban una sociedad libre y alternativa. El Quilombo era un espacio social, cultural y político. El más famoso fue el de Palmares, la primera república de las Américas. Su líder fue Zumbi y resistió casi un siglo a los intentos de invasión. 

Los Quilombos reconstruyeron en el Brasil los campamentos militares de los Jagas y Bangalas de la actual Angola. Eran campamentos móviles a los cuales se adherían todas las naciones del Quilombo. Era un grupo de guerra nómada que consolidó en el Brasil la resistencia a la esclavitud de todos los que huían de ella.


Las fugas eran frecuentes y numerosas. Se organizaban en comunidades del interior y aldeas partiendo de referencias culturales africanas sobre las formas de división de la propiedad y el ejercicio del poder. Estaban abiertos a todos los que se adherían al Quilombo. Esto demostró que gente oriunda de diferentes etnias africanas, blancos, judíos, árabes e indígenas podían convivir de una manera más sencilla y justa, sin esclavitud.

El modelo quilombola se multiplicó por Brasil hasta la abolición de la esclavitud en 1888 y a lo largo de todo el territorio brasileño, desde el Rio Grande do Sul hasta el Amazonas. La actual villa de Conceiçao das Crioulas situada en el Nordeste de Brasil, y creada a partir de sus mujeres que rompieron con el sistema esclavista y lideraron sus comunidades, es un ejemplo que sigue vivo hasta hoy.

Los africanos llevados como esclavos no tuvieron un papel pasivo de mano de obra trabajadora, por el contrario, trajeron su civilización a Brasil y colonizaron su nuevo país a su modo. En los últimos tiempos de las esclavitud en el siglo XIX, al agudizarse la campaña abolicionista, había abolicionistas radicales que consideraban que la cultura de los negros disolvía la cultura blanca y que los esclavistas se habían transformado en africanos y eso disolvía la cultura cristiana. Por eso, algunos defendieron la expulsión de todos los descendientes de africanos de Brasil para así limpiar su cultura, que en la vida cotidiana ya era dominante en sus fiestas, gastronomia y en su relación con la espiritualidad.













En la senzala vivían los esclavos del latifundio amontonados y vigilados. De ese oprimido alojamiento colectivo surge la vigorosa confluencia cultural de África sobre los brasileños.


La capoeira se creó en Brasil como resistencia a la dominación de los señores esclavistas y se desarrolló como lucha. Hoy en día es un deporte con reglas de competición y una cultura particular de defensa personal, que valora el cuidado del cuerpo y la plasticidad de su danza y movimientos.

Existen actitudes económicas que sobreviven desde la época de la esclavitud en Bahía, como es "hacer una caja". En ella se reúne un grupo de amigos o compañeros de trabajo y todos contribuyen con una cuota mensual que cada mes cobra uno de ellos. Esta es una creación de los Nagó y de los Yorubas en Bahía.

Eran esclavos urbanos que trabajaban en la calle y que juntaban dinero para comprar su libertad. Tenían alguien de confianza que todos los meses era depositario de un dinero y cuando se llegaba a una cantidad importante compraban la libertad de uno de ellos y esa persona libre seguía contribuyendo para que en un tiempo todo el grupo pudiera ser libre. Es una institución financiera popular que subsiste en todas las relaciones públicas bahianas.

También viene de la senzala la huella africana en la música, fiestas y danzas de los brasileños. El Maracatu Naçao celebra la coronación del Rey de Congo. Es un ejemplo de invención afro-brasileña que influye notablemente en la producción musical contemporánea de Brasil.














La raíz de esa mezcla impuesta por los esclavistas para evitar el contacto y la solidaridad entre los esclavos, se creó un lenguaje "ínter-africano" común, un lenguaje religioso de comunicación inesperado por los colonizadores. El Candomblé como religión es una síntesis ínter-africana que se opone al sistema europeo dominante.














Salvador es la ciudad más negra de todo el Brasil. Nació como un núcleo urbano y fue la primera capital de la colonia portuguesa. La ciudad mantiene aún tradiciones que ya no existen en África. A comienzos del siglo XX, con el fin de la esclavitud surgió una política que quiso esconder su carácter africano y tornarla más europea. Desde entonces los negros iniciaron una resistencia cultural para preservar su estilo de vida y sus costumbres.

El pueblo bahiano es un pueblo que asumió el lado africano en sus comportamientos cotidianos como en el lenguaje, la gastronomía y la música. El bahiano tiene un modo particular de comunicarse. La cultura negra de Salvador es su marca distintiva y ayudó a desarrollar la industria turística. La presencia física y cultural de los negros en la vida brasileña es una realidad indiscutible. Brasil es el país de mayor población de origen negra fuera del continente africano.

El brasileño se avergüenza de su identidad y tiene prejuicios por haber sido colonizado por los portugueses. El sueño brasileño hubiera sido ser colonia norteamericana, inglesa, francesa u holandesa. Se acepta la influencia de la cultura negra siempre y cuando se trate de la parte "emotiva o sentimental". Se acepta el negro en el fútbol y en la música. Pero, si el negro es "pensante" eso es inaceptable. El brasileño se siente inferior frente a otras culturas.

Y sobretodo. ¿cómo aceptar la influencia negra cuando cree que un negro es un ciudadano de última clase?

El problema básico es cultural. Mientras los brasileños no tengan una identidad cultural fuerte, y no abran la cabeza, no aceptarán la influencia negra. Pese a esto nadie se declara racista en Brasil.

Son formas casi imperceptibles, muy sutiles. Y, justamente, esta sutileza es una forma de manifestación del racismo en Brasil. Eso hace que los negros tengan dificultades para enfrentarse a esas formas de discriminación y también para denunciarlas, ya que no existe un enemigo explícito: es como luchar contra un fantasma...

La peculiaridad del racismo brasileño se manifiesta en una integración social en la base de la sociedad y una segregación racial a partir de los sectores de la clase media hacia arriba. Pero, no es una segregación racial explícita.  No está instituido por ley, ni firmado en decretos. No está en la Constitución, ni en el estatudo de ninguna organización, que existan organizaciones segregadas y que sólo se acepten blancos.

El racismo en el Brasil es una estrategia de dominación de la población negra de parte de la sociedad blanca que se estructura a partir de mecanismos no oficiales y no legales de segregación.

¡Brasil dice ser un país con democracia racial y eso es cinismo! Eso no existe de ninguna manera. Siendo negro, hay que conquistar un espacio a codazos. Pero, como es parte de nuestra tradición copiar a los Estados Unidos, ya tenemos garantizado un negro en cada novela, en cada comercial y serie de TV. Todavía seguimos discutiendo sobre los cupos para negros en las universidades... Y eso es muy triste.


Esperamos que para los descendientes de africanos y la cultura africana esté tan presente y viva como cualquier otra y que Brasil asuma su carácter afro-americano.

Indios, portugueses y africanos forman los tres grandes pueblos que convergen en la formación de la "brasilidad". La esencia del Brasil está en la química de ese encuentro.


El futuro de Brasil está lleno de posibilidades...



















http://tal.tv/video/africanos

Titulo do vídeo: AFRICANOS
Duração: 00:26:08

MARCELO GOMES - Diretor

Con la participación de:

EDUARDO GIANNETTI - Profesor Universitario y escritor
UBIRATAN CASTRO - Historiador y Presidente de la Fundación Palmares
DIVA MOREIRA - Cientista Política
MARGARETH MENEZES - Cantante
DULCE PEREIRA - Ex presidente de la Fundación Palmares
EMANUEL ARAÚJO - Escultor
EDNA ROLAND - Fundación Fala Preta
BENEDITA DA SILVA - Secretaria Federal de Asistencia y Promoción Social
ZEZÉ MOTTA - Cantante y actriz

Cedido por: Pacto Audiovisual



Produtora que desenvolve e viabiliza projetos audiovisuais nacionais e internacionais, especialmente para a televisão. Especializada em documentários, programas educativos e culturais.