9 de julio de 2012

EL CEREBRO DE LOS MÚSICOS



















De acuerdo a un estudio científico que se llevó a cabo mediante resonancia magnética funcional, el cerebro de los músicos procesa las melodías de forma diferente al resto de la población que no posee ninguna experiencia musical.

Además de la capacidad innata de cada persona para expresarse o para tocar un instrumento, el aprendizaje y el entrenamiento juegan un papel muy importante. 

¿Qué partes del cerebro no están activas cuando uno toca un instrumento musical? ¿Y cómo genera la fuerza mental que requiere la música?

Prácticamente no hay ninguna otra destreza, ni otra actividad que requiera tanta actividad cerebral como tocar un instrumento musical.

La música es una combinación de tareas, los músicos leen las notas, sienten las teclas, mueven los dedos y escuchan lo que están tocando. Todo al mismo tiempo.

Los cerebros de los músicos parecen estar hechos para este trabajo ya que varias zonas son más grandes de la normal. Una de esas zonas es el cerebelo, solo ocupa el 10% del volumen cerebral. Pero en ese pequeño espacio se concentran más neuronas que en el resto de todo el cerebro. 

Este pequeño órgano trabaja más y trabaja más rápido que cualquier otra parte del cerebro, ya que orquesta los movimientos de los miles de fibras musculares de todo el cuerpo.

Un buen pianista puede tocar más de 30 notas por segundo, articulando muy bien, así que un cerebelo más grande puede que sea mejor.

Otra zona que es más grande en los músicos es el cuerpo calloso, una franja de tejido que conecta los dos hemisferios. Es un órgano con una misión crucial para los músicos que necesitan sincronizar perfectamente los movimientos de las manos izquierda y derecha de su cuerpo. Cada parte lo gestiona una mitad del cerebro, así que los dos hemisferios tienen que trabajar en armonía. 

Un cuerpo calloso más grande, contiene más fibras nerviosas y que pueden enviar más señales de un lado a otro y acelerar la comunicación.

¿Por qué el cerebro de los músicos es distinto?
¿Nacen con ello así, o lo desarrollan?
¿El cerebro da forma a la música o si es la música que da forma al cerebro?

Después de escanear los cerebros de varios niños que estudian música y tan solo un año después de empezar a tocar, se comprobaron que el cerebro de estos niños empezara a cambiar.

Las zonas responsables de la audición y de la analices de la música están más activas en ellos que a los niños que no tocan ningún instrumento.

El cerebro tiene una capacidad mental de adaptación y todo aquel que haya nacido en el entorno adecuado y con la educación adecuada podría potencialmente convertirse en un músico excelente.

Sin embargo, todo no se reduce a practica. Hay un porcentaje de niños más dotados, que tienen más potencial musical y sus cerebros son estructuralmente diferentes.


Dr. Daniel Levitin - Profesor of Psychology - McGill University, Montreal, Canada.











No hay comentarios:

Publicar un comentario